jueves, 30 de julio de 2009

Ballade des dames du temps jadis




Dictes moy où, n'en quel pays,
Est Flora, la belle Romaine;
Archipiada, ne Thaïs,
Qui fut sa cousine germaine;
Echo, parlant quand bruyt on maine
Dessus rivière ou sus estan,
Qui beaulté ot trop plus qu'humaine?
Mais où sont les neiges d'antan!


Où est la très sage Helloïs,
Pour qui fut chastré et puis moyne
Pierre Esbaillart à Saint-Denis?
Pour son amour ot cest essoyne.
Semblablement, où est la royne
Qui commanda que Buridan
Fust gecté en ung sac en Saine?
Mais où sont les neiges d'antan!


La royne Blanche comme lis,
Qui chantoit à voix de seraine;
Berte au grant pié, Bietris, Allis;
Haremburgis qui tint le Maine,
Et Jehanne, la bonne Lorraine,
Qu'Englois brulerent à Rouan;
Où sont elles, Vierge souvraine?
Mais où sont les neiges d'antan!


Prince, n'enquerez de sepmaine
Où elles sont, ne de cest an,
Qu'à ce reffrain ne vous remaine:
Mais où sont les neiges d'antan!

François Villon




Balada de las damas de antaño

Decidme en qué comarca, decidme en dónde
encontrar a Flora, la beldad romana;
dónde Archipiada de la luz se esconde
y Thaís que fuera la su prima hermana;
Eco condenada a repetir, lejana,
el cantar del agua, del monte el ruido,
que tan bella fue cuando lo quiso el hado;
mas las mismas nieves del año pasado
¿adónde se han ido?

Decid dónde Heloísa está, la tan juiciosa,
por quien fue castrado y enclaustrado luego
Abelardo el Sabio en Saint-Denis famosa:
pagó con tal pena su imprudente fuego.
¿Dónde aquella reina está, asimismo agrego,
quien a Buridán, que la hubo poseído,
quiso que arrojaran al Sena embolsado?
Mas las mismas nieves del año pasado
¿adónde se han ido?

La reina Blanca como flor de lis
que con falsa voz de sirena cantaba,
Berta la del gran pie, Beatriz, Alís,
Haremburgis que en todo el Maine reinaba,
y la lorenesa Juana, buena y brava,
que en Rouen quemara el Inglés forajido,
Virgen soberana ¿dónde se han guardado?
Mas las mismas nieves del año pasado
¿adónde se han ido?

No buscaréis, Príncipe, año ni semana
un oculto sitio al que hayan escapado
sin que mi estribillo cante en vuestro oído:
"Mas las mismas nieves del año pasado
¿adónde se han ido?"

Traducción de Rubén Abel Reches

martes, 28 de julio de 2009

An die Freude - Oda a la alegría



Freude, schöner Götterfunken,
Tochter aus Elysium!
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, Dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt,
Alle Menschen werden Brüder,
Wo Dein sanfter Flügel weilt.

Seid umschlungen, Millionen!
Diesen Kuß der ganzen Welt!
Brüder, über'm Sternenzelt
Muss ein lieber Vater wohnen!

Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein,
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer's nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!

Was den großen Ring bewohnet,
Huldige der Sympathie!
Zu den Sternen leitet sie,
Wo der Unbekannte thronet.

Freude trinken alle Wesen
An den Brüsten der Natur;
Alle Guten, alle Bösen
Folgen ihrer Rosenspur.
Küsse gab sie uns und Reben,
Einen Freund, geprüft im Tod;
Wollust ward dem Wurm gegeben,
Und der Cherub steht vor Gott.


Ihr stürzt nieder, Millionen?
Ahnest du den Schöpfer, Welt?
Such' ihn über'm Sternenzelt!
Über Sternen muss er wohnen.
Freude heisst die starke Feder
In der ewigen Natur.
Freude, Freude treibt die Räder
In der Grossen Weltenuhr.
Blumen lockt sie aus den Keimen,
Sonnen aus dem Firmament,
Sphären rollt sie in den Räumen,
Die des Sehers Rohr nicht kennt.

Froh, wie seine Sonnen fliegen
Durch des Himmels prächt'gen Plan,
Laufet, Brüder, eure Bahn,
Freudig, wie ein Held zum Siegen.
Aus der Wahrheit Feuerspiegel
Lächelt sie den Forscher an.
Zu der Tugend steilem Hügel
Leitet sie des Dulders Bahn.
Auf des Glaubens Sonnenberge
Sieht man ihre Fahnen wehn,
Durch den Riss gesprengter Särge
Sie im Chor der Engel stehn.

Duldet mutig, Millionen!
Duldet für die bess're Welt!
Droben über'm Sternzelt
Wird ein grosser Gott belohnen.
Göttern kann man nicht vergelten,
Schön ist's, ihnen gleich zu sein.
Gram und Armut soll sich melden,
Mit den Frohen sich erfreun.
Groll und Rache sei vergessen,
Unserm Todfeind sei verziehn,
Keine Tränen soll ihn pressen,
Keine Reue nage ihn.

Unser Schuldbuch sei vernichtet!
Ausgesöhnt die ganze Welt!
Brüder, über'm Sternenzelt
Richtet Gott, wie wir gerichtet.
Freude sprudelt in Pokalen,
In der Traube gold'nem Blut
Trinken Sanftmut Kannibalen,
Die Verzweiflung Heldenmut--
Brüder, fliegt von euren Sitzen,
Wenn der volle Römer kreist,
Lasst den Schaum zum Himmel spritzen:
Dieses Glas dem guten Geist.

Den der Sterne Wirbel loben
Den des Seraphs Hymne preist,
Dieses Glas dem guten Geist
Über'm Sternenzelt dort oben!
Festen Mut in schwerem Leiden,
Hülfe, wo die Unschuld weint,
Ewigkeit geschwornen Eiden,
Wahrheit gegen Freund und Feind,
Männerstolz vor Königsthronen--
Brüder, gält es Gut und Blut.--
Dem Verdienste seine Kronen,
Untergang der Lügenbrut!

Schliesst den heilgen Zirkel dichter
Schwört bei diesem goldnen Wein:
Dem Gelübde treu zu sein,
Schwört es bei dem Sternenrichter!
Rettung von Tyrannenketten,
Grossmut auch dem Bösewicht,
Hoffnung auf den Sterbebetten,
Gnade auf dem Hochgericht!
Auch die Toten sollen leben!
Brüder, trinkt und stimmet ein,
Allen Sündern soll vergeben,
Und die Hölle nicht mehr sein.

Eine heit're Abschiedsstunde!
Süssen Schlaf im Leichentuch!
Brüder--einen sanften Spruch
Aus des Totenrichters Mund.

Fiedrich Schiller.




Texto en español

Alegría, Luz Divina,
del Elíseo dulce lar,
inflamados alleguemos
Diosa, a tu celeste altar.
Une otra vez tu hechizo
a quienes separó el rigor.
Fraterniza el orbe entero
de tus alas al calor.

Coro

A quien el azar ha dado
verdadera amistad,
quien consorte dulce halla,
ha sin par felicidad.
En la redondez terrena
suya un alma invocar!
A quien no le fuera dado
sumiríase en pesar!

Coro

En el seno de Natura
alegría liba el ser,
su florida vía sigue
males, bienes, por doquier.
Besos, vides, fiel amigo
hasta el morir nos dio;
el deleite, a los gusanos;
y al querube, un gran Dios.

Cual los soles en su vía
magna, juntos! oh! marchad!
y como héroes disfrutad
dicha, triunfos y felicidad!

Abrazaos, oh! millones!
Beso de la Humanidad!
Brinda celestial bondad
Padre a tu séquito sin par
Os postráis, oh! juntos
Ante el Creador Eterno
Busca en el azur, y reina
Sobre el plano etéreo.


Miguel Ríos. Karaoke.


Sin ánimo de ofender sensibilidades. Karaoke.

Ode au plaisir



Nous le tenons en notre main
Lo sostenemos en nuestra mano
Le temps futur du lendemain;
tiempo futuro de mañana
La vie n'a point d'assurance,
la vida no está asegurada
Et tandis que nous désirons
y en tanto andamos deseosos
Les faveurs des Rois, nous mourons
de favores de Reyes, morimos
Au milieu de notre espérance.
en medio de nuestra esperanza.
L'homme après son dernier trépas
El hombre tras su último paso
Plus ne boit ne mange là-bas,
ya no come ni bebe más
Et sa grange qu'il a laissée
y la granja que allá dejó
Pleine de blé devant sa fin
llena de trigo ante su fin
Et sa cave pleine de vin
y su bodega llena de vino
Ne lui viennent plus en pensée.
ya no le vienen al pensamiento.
Hé, quel gain apporte l'émoi?
¿a qué tanta agitación?
Va, Corydon, apprête-moi
Prepárame, Coridón,
Un lit de roses épanchées;
un suave lecho de rosas
Il me plaît, pour me défâcher,
pues para desenfadarme
A la renverse me coucher
adoro echarme de espaldas
Entre les pots et les jonchées.
entre macetas y
Fais-moi venir Dorat ici
Haz venir aquí a Dorat,
Fais-y venir Jodelle aussi
que venga también Jodelle
Et toute la Musine troupe;
con la tropa de las Musas
Depuis le soir jusqu'au matin,
Desde la tarde a la albada
Je veux leur donner un festin
quiero darles un festín
Et cent fois leur pendre la coupe.
y beber ciento su copa.
Verse donc, et reverse encor
Llena, pués, y más rellena
Dedans cette grand'coupe d'or,
en esta gran copa de oro
Je veux boire à Henry Estienne,
Bebo en nombre de Henry Estienne,
Qui des enfers nous a rendu
que nos trae de los infiernos
Du vieil Anacréon perdu
del perdido Anacreonte
La douce lyre Téienne.
la dulce lira de Teos.
A toi gentil Anacréon,
A ti, amigo Anacreón,
Doit son plaisir le biberon,
placer debe el biberón
Et Bacchus te doit ses bouteilles;
Baco debe sus botellas;
Amour son compagnon te doit
Amor te debe su compaña,
Vénus, et Silène qui boit
Venus, Silena que bebe
L'été dessous l'ombre des treilles.
en verano bajo el emparrado.

Pierre de Ronsard.

María Soliña




Polos camiños de Cangas
a voz do vento xemía:
ai, que soliña quedache,
María Soliña.

Nos areales de Cangas,
muros de noite se erguían:
ai, que soliña quedache,
María Soliña.

As ondas do mar de Cangas
acedos ecos traguían:
ai, que soliña quedache,
María Soliña.

As gueivotas sobre Cangas
soños de medo tecían:
ai, que soliña quedache,
María Soliña.

Baixo os tellados de Cangas
anda un terror de auga fría:
ai, que soliña quedache,
María Soliña.

Celso Emilio Ferreiro.

Alborada



I
Vaite, noite,
vai fuxindo.
Vente, aurora,
vente abrindo.
Co teu rostro
que sorrindo,
¡¡¡á sombra espanta!!!

¡Canta!
Paxariño, canta
de ponliña en ponla,
que o sol se levanta
polo monte verde,
polo verde monte,
alegrando as herbas,
¡alegrando as fontes...!

¡Canta, paxariño alegre,
canta!

¡Canta porque o millo medre,
canta!

¡Canta porque a luz te escoite,
canta!

Canta que fuxéu a noite.
Noite escura
logo ven
e moito dura
co seu manto
de tristura,
con meigallos
e temores,
agoreira
de dolores,
agarimo
de pesares,
cubridora
en todo mal.

¡Sal...!

Que a auroriña
o ceu colora
cuns arbores
que namora,
cun sembrante
de ouro e prata
teñidiño
de escalrata.

Cuns vestidos
de diamante
que lle borda
o sol amante
antre as ondas
de cristal.


¡Sal!...
Señora en todo mal,
que o sol
xa brila
nas cunchiñas do areal;
que a luz
do día
iste a terra de alegría;
que o sol
derrete con amor a escarcha fría.

II

Branca aurora
ven chegando
i ás portiñas
vai chamando
dos que dormen
esperando
¡o teu folgor!...
Cor...

de alba hermosa
lles estende
nos vidriños
cariñosa,
donde o sol
tamén suspende,
cando aló
no mar se tende,
de fogax
larada viva,
dempóis leve,
fuxitiva,
triste, vago
resprandor.

Cantor
dos aires,
paxariño alegre,
canta,
canta porque o millo medre;
cantor
da aurora,
alegre namorado,
ás meniñas dille
que xa sal o sol dourado.

Que o gaiteiro,
ben lavado,
ben vestido,
ben peitado,
da gaitiña
acompañado
¡á porta está!...
¡Xa!...

Se espricando
que te esprica,
repinica,
repinica
na alborada
ben amada
das meniñas
cantadeiras,
bailadoras,
rebuldeiras;
das velliñas
alegriñas;
das que saben
ben ruar.

¡Arriba
todas, rapaciñas do lugar,
que o sol
i a aurora xa vos vén a dispertar!
¡Arriba!
¡Arriba, toleirona mocidad,
que atruxaremos,
cantaremos o ala... lá!!!

"A máis grande dificultade que achéi pra escribir esta alborada, foi o meu deseio de que saíse nun todo arregrada á música. Conseguín esto, pro foi a custa da poesía; non podía ser de outro modo, cando se dá cum aire tan estraño e tan difícile da acomodarlle letra algunha." (Nota de Rosalía de Castro)

Rosalía de Castro.

Letrilla lírica



Rosal, menos presunción
donde están las clavellinas,
pues serán mañana espinas
las que agora rosas son.

¿De qué sirve presumir,
rosal, de buen parecer,
si aun no acabas de nacer
cuando empiezas a morir?
Hace llorar y reír
vivo y muerto tu arrebol
en un dia o en un sol:
desde el Oriente al ocaso
va tu hermosura en un paso,
y en menos tu perfección.
Rosal, menos presunción
donde están las clavellinas,
pues serán mañana espinas
las que agora rosas son.

No es muy grande la ventaja
que tu calidad mejora:
si es tus mantillas la aurora,
es la noche tu mortaja.
No hay florecilla tan baja
que no te alcance de días,
y de tus caballerías,
por descendiente de la alba,
se está rïendo la malva,
cabellera de un terrón.
Rosal, menos presunción
donde están las clavellinas,
pues serán mañana espinas
las que agora rosas son.

Francisco de Quevedo.

lunes, 27 de julio de 2009

Umbrío por la pena, casi bruno



Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!

Miguel Hernández, El rayo que no cesa.

Despedida




Me despido de mi mano
que pudo mostrar el paso del rayo
o la quietud de las piedras
bajo las nieves de antaño.

Para que vuelvan a ser bosques y arenas
me despido del papel blanco y de la tinta azul
de donde surgían los ríos perezosos,
cerdos en las calles, molinos vacíos.

Me despido de los amigos
en quienes más he confiado:
los conejos y las polillas,
las nubes harapientas del verano,
mi sombra que solía hablarme en voz baja.

Me despido de las Virtudes y de las Gracias del planeta:
Los fracasados, las cajas de música,
los murciélagos que al atardecer se deshojan
de los bosques de casas de madera.

Me despido de los amigos silenciosos
a los que sólo les importa saber
dónde se puede beber algo de vino,
y para los cuales todos los días
no son sino un pretexto
para entonar canciones pasadas de moda.

Me despido de una muchacha
que sin preguntarme si la amaba o no la amaba
caminó conmigo y se acostó conmigo
cualquiera tarde de esas que se llenan
de humaredas de hojas quemándose en las acequias.
Me despido de una muchacha
cuyo rostro suelo ver en sueños
iluminado por la triste mirada
de trenes que parten bajo la lluvia.

Me despido de la memoria
y me despido de la nostalgia
-la sal y el agua
de mis días sin objeto-

y me despido de estos poemas:
palabras, palabras -un poco de aire
movido por los labios- palabras
para ocultar quizás lo único verdadero:
que respiramos y dejamos de respirar.

Jorge Teillier

Diáspora 60



A sangre, B costumbre, C decisión
y así más allá de Z,
zumbido
mental del fósforo,
cráneo
cráter, carácter,
acostémonos,
riámonos desnudos, mordámonos
hasta el amanecer, M con U
mujer en latín de Roma, mulier,
geniúvo de lascivia mulieris
interminable, olor
a ti, a tú, a también tierra
del principio con lava
de beso, con
una muchacha que se abría para ser
dos, para
vertiente ser tres; ese, Dios mío único, juego
donde alguien
escribe una carta a quién y se llora,
siempre se llora porque por último
no hay peor cuchillo que el ahí;
baleado han
mi corazón, olido
he lo purpúreo, me llamo
martillo, ¿y tú, tabla? ¿Y tú,
niñez de los niños, qué andas en esto
haciendo despavorida tan
tarde?, ¿y tú, mariposa,
la translúcida?
De eso íbamos a subir por la cuesta, a hablar
cuando llovió largo el 73 un año
sucio, agujero
sangriento el sol; comimos
caballo muerto, casi
super flumina Babylonis, illic sedimus
et flevimus, un cuchillo
por cítara, un cóndor
por arcángel, la asfixia
o el vinagre de los locos, canten
ahora el venceremos, ¿y entonces,
estrellas, qué?; música,
más y más música, disparen
a los párpados;
al principio
caíamos de bruces, acarreábamos
esas piedras grandes, de una aurora
a otra.
Pausado va el ojo olfateando
el horror, riendo, cómo
has crecido hijo; de costumbre
se hace la podredumbre, de tanto
mirar para paralizar, cómo
de Pekín a Berlín la rotación
contra la traslación
porque eso
es lo único que me llamo: viejoven
el que juega a la muervida, luz
propia el Mundo.
Seis veces diez,
60 qué
de aire y fantasma de aire, esto
que íbamos a escribir y
no escribimos, ni
respiramos, ni
nariz de nada;
¿el metro
de medir muerte era entonces lo Absoluto
que come uno por ahí entre
arrogancia y libertad de pie en la tabla
intrépida de los veloces?;
¿cuáles veloces,
cuáles días de cuáles
seis veces diez viéndose a fondo en el espejo?


Gonzalo Rojas.

sábado, 25 de julio de 2009

Danza da lúa en Santiago




¡Fita aquel branco galán,
olla seu transido corpo!

É a lúa que baila
na Quintana dos mortos.

Fita seu corpo transido
negro de somas e lobos.

Nai: a lúa está bailando
na Quintana dos mortos.

¿Quén fire potro de pedra
na mesma porta do sono?

¡É a lúa! ¡É a lúa
na Quintana dos mortos!

¿Quen fita meus grises vidros
cheos de nubens seus ollos?

¡É a lúa! ¡É a lúa
na Quintana dos mortos!

Déixame morrer no leito
soñando con froles dóuro.

Nai: a lúa está bailando
na Quintana dos mortos.

¡Ai filla, co ar do céo
vólvome branca de pronto!

Non é o ar, é a triste lúa
na Quintana dos mortos.

¿Quén brúa co-este xemido
dímenso boi melancónico?

¡Nai: É a lúa, a lúa
coronada de toxos,
que baila, e baila, e baila
na Quintana dos mortos!

Federico García Lorca, Seis poemas galegos.




Danza de la luna en Santiago

Mira aquel blanco galán
mira su transido cuerpo

Es la luna que baila
en la Quintana de los muertos

Cinta su cuerpo transido
negro de somas y lobos

Madre: la luna está bailando
en la Quintana de los muertos.

¿Quién hiere potro de piedra
en la misma puerta del sueño?

Es la luna Es la luna
en la Quintana de los muertos

¿Quién hita mis grises vidrios
llenos de nubes sus ojos?

Es la luna Es la luna
en la Quintana de los muertos

Me deja morir en el lecho
soñando con flores de oro

Madre: la luna está bailando
en la Quintana de los muertos

¡Ay hija, con el aire del cielo
me vuelvo blanca de pronto!

No es el aire, es la triste luna
en la Quintana de los muertos.

¿Quién brama con este gemido
el inmenso ir melancólico?

¡Madre: Es la luna, la luna
coronada de tojos
que baila, y baila, y baila
en la Quintana de los muertos!

Chove en Santiago



Chove en Santiago
meu doce amor
camelia branca do ar
brila entebrecida ao sol.

Chove en Santiago
na noite escura.
Herbas de prata e sono
cobren a valeira lúa.

Olla a choiva pola rúa
laio de pedra e cristal.
Olla no vento esvaido
soma e cinza do teu mar.

Soma e cinza do teu mar
Santiago, lonxe do sol;
agoa da mañan anterga
trema no meu corazón.

Federico García Lorca, Seis poemas galegos.


Llueve en Santiago
mi dulce amor
camelia blanca del aire
brilla entenebrado el sol

Llueve en Santiago
y es noche oscura
hierbas de plata y sueños
cubren la desierta luna.

Mira la luna en la calle
queja de piedra y cristal
mira el viento perdido
sombra de tizna de tu mar.

Santiago, lejos del sol
agua de la mañana temprana
tiembla en mi corazón.




Irmaus



Camiñan ao meu rente moitos homes.
Non os coñezo. Sonme estranos.
Pero tí, que te alcontras alá lonxe,
máis alá dos desertos e dos lagos,
máis alá das sabanas e das illas,
coma un irmáu che falo.
Si é túa a miña noite,
si choran os meus ollos o teu pranto,
si os nosos berros son igoales,
coma un irmáu che falo.
Anque as nosas palabras sean distintas,
e ti negro i eu branco,
si temos semellantes as feridas,
coma un irmáu che falo.
Por enriba de tódalas fronteiras,
por enriba de muros e valados,
si os nosos soños son igoales,
coma un irmáu che falo.
Común temos a patria,
común a loita, ambos.
A miña mau che dou,
coma un irmáu che falo.

Celso Emílio Ferreiro.



HERMANOS

Caminan a mi lado muchos hombres
No los conozco. Me son extraños.
Pero tú, que te encuentras allá, lejos,
más allá de los desiertos y de los lagos,
más allá de las sabanas y de las islas,
como a un hermano te hablo.
Si es tuya mi noche,
si mis ojos lloran tu llanto,
si nuestros gritos son iguales,
como a un hermano te hablo.
Aunque nuestras palabras sean distintas,
y tú negro y yo blanco,
si tenemos semejantes las heridas,
como a un hermano te hablo.
Por encima de todas las fronteras,
por encima de muros y vallados,
si nuestros sueños son iguales,
como a un hermano te hablo.
Común tenemos la patria,
común la lucha, ambos.
Mi mano te doy,
como a un hermano te hablo.


Brothers

Many people pass by my side
I do not know who are they.
They are strangers to me
But you are far away,
beyond the deserts and lakes,
beyond the savannas and the islands,
I speak to you as a brother
If your night is my night
if you cry my eyes your crying,
if our dreams if we are equal,
I speak to you as a brother
Although our words are different
you're black and I'm white,
If we have similar wounds,
I speak to you as a brother
Over all borders,
Over walls and fences,
If our cries are equal
I speak to you as a brother
We have a common homeland,
Both the common struggle,
I give you my hand
I speak to you as a brother
If you feel in you the poverty,
If you suffer injustice,
If, full of anger,
(if you expell the greed from your chest,
to the dog)
for you, full of strength

I give you my hand, brother.


HAURRIDEAK (Irmaus)

Gizaki asko dabiltza nire ondoan.
Ez ditut ezagutzen. Arrotz zaizkit.
Baina zuri, han, urruti, zaren horri,
basamortuez eta aintzirez haraindi,
sabanez eta uhartez bestaldera,
haurride gisa hitz egiten dizut.
Nire gaua zurea bada,
nire begiei badarie zure negarra,
gure oihuak berdinak badira,
haurride gisa hitz egiten dizut.
Gure hitzak desberdiak izan arren,
eta zu beltza eta ni zuria,
gure zauriak antzekoak badira,
haurride gisa hitz egiten dizut.
Muga guztien gainetik,
horma eta harresien gainetik,
gure ametsak berdinak badira
haurride gisa hitz egiten dizut.
Sorterri-kide gara,
borroka-kide, biok,
nire eskua ematen dizut
haurride gisa hitz egiten dizut.

Poema Irmaus de Celso Emilio Ferreiro.
Traducción de Henrike Knörr.

Chove, chove

INVIERNO

Chove, chove na casa do probe
e no meu corazón tamén chove.
Dor da mau encallecida,
dor da xente aterecida
de frío polos camiños.
Dor dos vellos e meniños.
Dor dos homes desherdados
e dos que están aldraxados.
Mágoa da ferida allea.
Dor dos que están na cadea,
dos que sofren a inxustiza
e viven baixo a cobiza.
Mágoa e loito
por tanto pranto que escoito.
No meu peito, sulagado,
soturno, fondo, calado,
un río de amor se move.
Chove, chove na casa do probe
e no meu corazón tamén chove.

Celso Emilio Ferreiro.

viernes, 24 de julio de 2009

La tierra y la mujer



Mientras tiene luz el mundo
y despierto está mi niño,
por encima de su cara,
todo es hacerse guiños.

Guiños le hace alameda
con sus dedos amarillos,
y tras de ella vienen nubes
en piruetas de cabritos.

La cigarra, al mediodía,
con el frote le hace guiño,
y la mañana de la brisa,
guiña por su pañalito.

Al venir la noche hace
guiño socarrón el grillo,
y en saliendo las estrellas,
me le harán sus santos guiños.

Yo le digo a la otra Madre,
A la llena de caminos:
-“! Haz que duerma tu pequeño
para que se duerma el mío!”

Y la muy consentidora
la rayada de caminos,
me contesta-“Duerme al tuyo
para que se duerma el mío”


Gabriela Mistral.


http://www.chileparaninos.cl/temas/gabrielamistral/index.html

Canción de la muerte






Débil mortal no te asuste
mi oscuridad ni mi nombre;
en mi seno encuentra el hombre
un término a su pesar.
Yo, compasiva, te ofrezco
lejos del mundo un asilo,
donde a mi sombra tranquilo
para siempre duerma en paz.

Isla yo soy del reposo
en medio el mar de la vida,
y el marinero allí olvida
la tormenta que pasó;
allí convidan al sueño
aguas puras sin murmullo,
allí se duerme al arrullo
de una brisa sin rumor.

Soy melancólico sauce
que su ramaje doliente
inclina sobre la frente
que arrugara el padecer,
y aduerme al hombre, y sus sienes
con fresco jugo rocía
mientras el ala sombría
bate el olvido sobre él.


Soy la virgen misteriosa
de los últimos amores,
y ofrezco un lecho de flores,
sin espina ni dolor,
y amante doy mi cariño
sin vanidad ni falsía;
no doy placer ni alegría,
más es eterno mi amor.

En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y árida, clara, desnuda,
enseño yo la verdad;
y de la vida y la muerte
al sabio muestro el arcano
cuando al fin abre mi mano
la puerta a la eternidad.

Ven y tu ardiente cabeza
entre mis manos reposa;
tu sueño, madre amorosa;
eterno regalaré;
ven y yace para siempre
en blanca cama mullida,
donde el silencio convida
al reposo y al no ser.


Deja que inquieten al hombre
que loco al mundo se lanza;
mentiras de la esperanza,
recuerdos del bien que huyó;
mentiras son sus amores,
mentiras son sus victorias,
y son mentiras sus glorias,
y mentira su ilusión.

Cierre mi mano piadosa
tus ojos al blanco sueño,
y empape suave beleño
tus lágrimas de dolor.
Yo calmaré tu quebranto
y tus dolientes gemidos,
apagando los latidos
de tu herido corazón.


José de Espronceda


Los versos en cursiva no se incluyen en la canción.

Del pasado efímero




Este hombre del casino provinciano
que vio a Carancha recibir un día,
tiene mustia la tez, el pelo cano,
ojos velados por melancolía;
bajo el bigote gris, labios de hastío,
y una triste expresión, que no es tristeza,
sino algo más y menos: el vacío
del mundo en la oquedad de su cabeza.
Aún luce de corinto terciopelo
chaqueta y pantalón abotinado,
y un cordobés color de caramelo,
pulido y torneado.

Tres veces heredó; tres veces ha perdido
al monte su caudal; dos ha enviudado.
Sólo se anima ante el azar prohibido,
sobre el verde tapete reclinado,
o al evocar la tarde de un torero,
la suerte de un thaur, o si alguien cuenta
la hazaña de un gallardo bandolero,
o la proeza de un matón, sangrienta.
Bosteza de política banales
directorios al gobierno reaccionario
y augura que vendrán lo liberales
cual torna la cigueña al campanario.

Un poco labrador, del cielo aguarda
y al cielo teme; alguna vez suspira,
pensando en su olivar, y al cielo mira
con ojo inquieto, si la lluvia tarda.
Los demás, taciturno, hipocondriaco,
prisionero en la Arcadia del presente,
le aburre; sólo el humo del tabaco
simula algunas sombras en su frente.
Este hombre no es de ayer ni es de mañana,
sino d enunca; de la cepa Hispana
no es el fruto maduro ni podrido,
es una fruta vana
de aquella España que pasó y no ha sido,
esa que hoy tiene la cabeza cana.

Antonio Machado, Campos de Castilla.

Les enfants qui s'aiment




Les enfants qui s'aiment s'embrassent debout
Contre les portes de la nuit
Et les passants qui passent les désignent du doigt
Mais les enfants qui s'aiment
Ne sont là pour personne
Et c'est seulement leur ombre
Qui tremble dans la nuit
Excitant la rage des passants
Leur rage, leur mépris, leurs rires et leur envie
Les enfants qui s'aiment ne sont là pour personne
Ils sont ailleurs bien plus loin que la nuit
Bien plus haut que le jour
Dans l'éblouissante clarté de leur premier amour


Jacques Prévert


Los niños que se aman

Los niños que se aman se besan de pie
contra las puertas de la noche
y todos los que pasan señalan con el dedo
pero los niños que se aman
no están ahí para nadie
sólo su sombra tiembla por la noche
la rabia de las gentes les despierta
su rabia y su desprecio, sus risas y sus ganas
los niños que se aman no están ahí para nadie
están en otra parte más allá de la noche
y bastante más alto que el día
en la claridad ciega de su primer amor


Versión de J. Aguirre O.

jueves, 23 de julio de 2009

Barbara



Rappelle-toi Barbara
Il pleuvait sans cesse sur Brest ce jour-la
Et tu marchais souriante
Epanouie ravie ruisselante
Sous la pluie
Rappelle-toi Barbara
Il pleuvait sans cesse sur Brest
Et je t'ai croisee rue de Siam
Tu souriais
Et moi je souriais de meme
Rappelle-toi Barbara
Toi que je ne connaissais pas
Toi qui ne me connaissais pas
Rappelle-toi
Rappelle-toi quand meme ce jour-la
N'oublie pas
Un homme sous un porche s'abritait
Et il a crié ton nom
Barbara
Et tu as couru vers lui sous la pluie
Ruisselante ravie epanouie
Et tu t'es jetee dans ses bras
Rappelle-toi cela Barbara
Et ne m'en veux pas si je te tutoie
Je dis tu a tous ceux que j'aime
Meme si je ne les ai vus qu'une seule fois
Je dis tu a tous ceux qui s'aiment
Meme si je ne les connais pas
Rappelle-toi Barbara
N'oublie pas
Cette pluie sage et heureuse
Sur ton visage heureux
Sur cette ville heureuse
Cette pluie sur la mer
Sur l'arsenal
Sur le bateau d'Ouessant
Oh Barbara
Quelle connerie la guerre
Qu'es-tu devenue maintenant
Sous cette pluie de fer
De feu d'acier de sang
Et celui qui te serrait dans ses bras
Amoureusement
Est-il mort disparu ou bien encore vivant
Oh Barbara
Il pleut sans cesse sur Brest
Comme il pleuvait avant
Mais ce n'est plus pareil et tout est abimé
C'est une pluie de deuil terrible et desolée
Ce n'est meme plus l'orage
De fer d'acier de sang
Tout simplement des nuages
Qui crevent comme des chiens
Des chiens qui disparaissent
Au fil de l'eau sur Brest
Et vont pourrir au loin
Au loin tres loin de Brest
Dont il ne reste rien.

Jacques Prévert


BARBARA

Bárbara acuérdate
Aquel día llovía sin parar sobre Brest
Y tú andabas sonriente
Radiante alegre desbordante
Bajo la lluvia
Bárbara acuérdate
Aquel día llovía sobre Brest sin parar
Corrí hacia ti en la calle de Siam
Tú sonreías
Sonreí también
Bárbara acuérdate
Tú a quien no conocía, tú que no
Me conocías
Acuérdate aunque sea de aquel día
No olvides
Un hombre resguardado bajo un pórtico
Gritó tu nombre
Bárbara
Y tú corriste a él bajo la lluvia
Rebosante desbordante feliz
Te lanzaste a sus brazos
Bárbara acuérdate
No te molestes porque te tutee,
A los que quiero les trato de tú,
Aunque les haya visto una vez sólo,
Y tuteo también a los que se aman,
Aunque no les conozca,
Bárbara, acuérdate,
No te olvides
De la buena lluvia feliz
Sobre tu rostro feliz
Sobre esta ciudad feliz
La lluvia sobre el mar
Sobre el arsenal
Sobre el barco de Ouessant
Oh Bárbara
Qué estupidez la guerra
En qué te has convertido ahora
Bajo esta lluvia férrea
De fuego de acero de sangre
Y aquel que te estrechaba entre sus brazos
Amorosamente
Estará muerto desaparecido o quizás todavía vivo
Oh Bárbara
Llueve sin pausa sobre Brest
Como llovía entonces
Pero ya no es lo mismo, todo está destrozado
La lluvia ahora es de luto terrible y desolada
No es ni siquiera la tormenta
De hierro de acero de sangre
Sólo nubes
Que mueren como perros
Perros que desaparecen
Siguiendo el agua sobre Brest
Y se van a pudrir a lo lejos,
Lejos, muy lejos ya de un Brest
del que no queda nada.

Versión de Javier Aguirre Ortiz.


Remember Barbara
It rained all day on Brest that day
And you walked smiling
Flushed enraptured streaming-wet
In the rain
Remember Barbara
It rained all day on Brest that day
And I ran into you in Siam Street
You were smiling
And I smiled too
Remember Barbara
You whom I didn't know
You who didn't know me
Remember
Remember that day still
Don't forget
A man was taking cover on a porch
And he cried your name
Barbara
And you ran to him in the rain
Streaming-wet enraptured flushed
And you threw yourself in his arms
Remember that Barbara
And don't be mad if I speak familiarly
I speak familiarly to everyone I love
Even if I've seen them only once
I speak familiarly to all who are in love
Even if I don't know them
Remember Barbara
Don't forget
That good and happy rain
On your happy face
On that happy town
That rain upon the sea
Upon the arsenal
Upon the Ushant boat
Oh Barbara
What shitstupidity the war
Now what's become of you
Under this iron rain
Of fire and steel and blood
And he who held you in his arms
Amorously
Is he dead and gone or still so much alive
Oh Barbara
It's rained all day on Brest today
As it was raining before
But it isn't the same anymore
And everything is wrecked
It's a rain of mourning terrible and desolate
Nor is it still a storm
Of iron and steel and blood
But simply clouds
That die like dogs
Dogs that disappear
In the downpour drowning Brest
And float away to rot
A long way off
A long long way from Brest
Of which there's nothing left.

Translation © Lawrence Ferlinghetti

miércoles, 22 de julio de 2009

Ya no hay locos



Pero ya no hay locos

Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos. Se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto y ... ni en España hay locos. Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo.
Oíd ... esto,
historiadores ... filósofos ... loqueros ...
Franco ... el sapo iscariote y ladrón en la silla del juez repartiendo castigos y premios,
en nombre de Cristo, con la efigie de Cristo prendida del pecho,
y el hombre aquí, de pie, firme, erguido, sereno,
con el pulso normal, con la lengua en silencio,
los ojos en sus cuencas y en su lugar los huesos ...
El sapo iscariote y ladrón repartiendo castigos y premios ...
y yo, callado, aquí, callado, impasible, cuerdo ...
¡cuerdo!, sin que se me quiebre el mecanismo del cerebro.
¿Cuándo se pierde el juicio? (yo pregunto, loqueros).
¿Cuándo enloquece el hombre? ¿Cuándo, cuándo es cuando se enuncian los conceptos
absurdos y blasfemos
y se hacen unos gestos sin sentido, monstruosos y obscenos?
¿Cuándo es cuando se dice por ejemplo:
No es verdad. Dios no ha puesto
al hombre aquí, en la Tierra, bajo la luz y la ley del universo;
el hombre es un insecto
que vive en las partes pestilentes y rojas del mono y del camello?
¿Cuándo si no es ahora (yo pregunto, loqueros),
cuándo es cuando se paran los ojos y se quedan abiertos, inmensamente abiertos,
sin que puedan cerrarlos ni la llama ni el viento?
¿Cuándo es cuando se cambian las funciones del alma y los resortes del cuerpo
y en vez de llanto no hay más que risa y baba en nuestro gesto?
Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos
categoría que el estiércol;
si no es ahora ... ¿cuándo se pierde el juicio?
Respondedme loqueros,
¿cuándo se quiebra y salta roto en mil pedazos el mecanismo del cerebro?
Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos. Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto
y ... ¡Ni en España hay locos! ¡Todo el mundo está cuerdo,
terrible, monstruosamente cuerdo! ...
¡Qué bien marcha el reloj! ¡Qué bien marcha el cerebro!
Este reloj ..., este cerebro, tic-tac, tic-tac, tic-tac, es un reloj perfecto ...,
perfecto, ¡perfecto!

martes, 21 de julio de 2009

Los días van tan rápidos


Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación
se me reduce apenas a respirar profundo para que el aire dure en mis pulmones
una semana más, los días van tan rápidos
al invisible océano que ya no tengo sangre donde nadar seguro
y me voy convirtiendo en un pescado más, con mis espinas.
Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera
nadie allá, voy corriendo a la materna hondura
donde termina el hueso, me voy a mi semilla,
porque está escrito que esto se cumpla en las estrellas
y en el pobre gusano que soy, con mis semanas
y los meses gozosos que espero todavía.
Uno está aquí y no sabe que ya no está, dan ganas de reírse
de haber entrado en este juego delirante,
pero el espejo cruel te lo descifra un día
y palideces y haces como que no lo crees,
como que no lo escuchas, mi hermano, y es tu propio sollozo allá en el fondo.
Si eres mujer te pones la máscara más bella
para engañarte, si eres varón pones más duro
el esqueleto, pero por dentro es otra cosa,
y no hay nada, no hay nadie, sino tú mismo en esto:
así es que lo mejor es ver claro el peligro.

Estemos preparados. Quedémonos desnudos
con lo que somos, pero quememos, no pudramos
lo que somos. Ardamos. Respiremos
sin miedo. Despertemos a la gran realidad
de estar naciendo ahora, y en la última hora

Gonzalo Rojas.

Córdoba. Lejana y sola.


Córdoba.
Lejana y sola.

Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo nunca llegaré a Córdoba.

Por el llano, por el viento,
jaca negra, luna roja.
La muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba.

¡Ay qué camino tan largo!
¡Ay mi jaca valerosa!
¡Ay, que la muerte me espera,
antes de llegar a Córdoba!

Córdoba.
Lejana y sola.

Federico García Lorca.

lunes, 20 de julio de 2009

CONSÚMETE CONSUMIENDO



PRÉSTATE A QUE TE PRESTEMOS
DEJA QUE TE INFORME LA INFORMACIÓN
ADORA LO QUE TE EXPLORA
REPRODUCE LO PRODUCIDO
AUTORIZA MI AUTORIDAD
SÉ SINCERO GRITA DESDE LA GARITA
SÉ HONESTO RESUME LA SUMA Y LLÉVATE EL RESTO
SÉ LIMPIO Y PURO GOLPEA LA CABEZA DEL NIÑO CONTRA EL MURO
NEGOCIANDO SE ENTIENDE LA GENTE
EL PROGRESO NO TIENE FIN
TIBURONES LIBRES EN EL MERCADO LIBRE
LIBREMERCADO PARA LIBREMERCANCÍAS
ÉTICA EN LOS NEGOCIOS
QUIEN AL CIELO MEA EN SU CARA LE CAE
LA GUERRA PARA QUIEN LA TRABAJA
EL INTERÉS COMPUESTO NO TIENE SEXO
INJERENCIA HUMANITARIA EN DEFENSA DE LA RAZA ARIA
QUIEN ROBA A UN LADRÓN TENDRÁ CIEN AÑOS DE SANCIÓN
EN CASA DEL BANQUERO CUCHILLO PARA EL TRABAJO
SÉ TÚ MISMO TRANSGREDE LA TRANSGRESIÓN
SÉ TÚ MISMO DISFRUTA CUANDO TORTURES
SÉ TÚ MISMO RODEA EL CÍRCULO
SE ACABÓ LA UTOPÍA EMPIEZA EL TANTO POR CIENTO
IMITA TU PROPIO MITO
ENGRASA LA GRASA Y LLÉVATELA PARA CASA
EL GRAN HERMANO TE VIGILA PONTE A DIETA
CAGA LO QUE COMES COME LO QUE CAGAS
DEVÓRAME OTRA VEZ
SÓLO LOS CANÍBALES SABEN LO QUE ES AMAR
GOZA GOZA GOZA GOZA


Jorge Riechmann.



La pajita



Ésta que era una niña de cera;
pero no era una niña de cera,
era una gavilla parada en la era.
Pero no era una gavilla
sino la flor tiesa de la maravilla.
Tampoco era la flor sino que era
un rayito de sol pegado a la vidriera.
No era un rayito de sol siquiera:
una pajita dentro de mis ojitos era.
¡Alléguense a mirar cómo he perdido entera,
en este lagrimón, mi fiesta verdadera!

Gabriela Mistral

domingo, 19 de julio de 2009

Nacía, gris, la luna, y Beethoven lloraba,




Nacía, gris, la luna, y Beethoven lloraba,
bajo la mano blanca, en el piano de ella…
En la estancia sin luz, ella, mientras tocaba,
morena de la luna, era tres veces bella.

Teníamos los dos desangradas las flores
del corazón, y acaso llorábamos sin vernos…
Cada nota encendía una herida de amores…
-El dulce piano intentaba comprendernos.

-Por el balcón abierto a brumas estrelladas,
venía un viento triste de mundos invisibles…
Ella me preguntaba de cosas ignoradas
y yo le respondía de cosas imposibles…

Juan Ramón Jiménez

Gacela del amor maravilloso




Con todo el yeso
de los malos campos,
eras junco de amor, jazmín mojado.


Con sur y llama
de los malos cielos,
eras rumor de nieve por mi pecho.


Cielos y campos
anudaban cadenas en mis manos


Campos y cielos
azotaban las llagas de mi cuerpo.


Federico García Lorca.

Casida del sueño al aire libre




Flor de jazmín y toro degollado.
Pavimento infinito. Mapa. Sala. Arpa. Alba.
La niña finge un toro de jazmines
y el toro es un sangriento crepúsculo que brama.
Si el cielo fuera un niño pequeñito,
los jazmines tendrían mitad de noche oscura,
y el toro circo azul sin lidiadores,
y un corazón al pie de una columna.
Pero el cielo es un elefante,
y el jazmín es un agua sin sangre
y la niña es un ramo nocturno
por el inmenso pavimento oscuro.
Entre el jazmín y el toro
o garfios de marfil o gente dormida.
En el jazmín un elefante y nubes
y en el toro el esqueleto de la niña.

Federico García Lorca.

sábado, 18 de julio de 2009

Fidelidad




Creo en el hombre. He visto
espaldas astilladas a trallazos,
almas cegadas avanzando a brincos
(españas a caballo
del dolor y del hambre). Y he creído.

Creo en la paz. He visto
altas estrellas, llameantes ámbitos
amanecientes, incendiando ríos
hondos, caudal humano
hacia otra luz: he visto y he creído.

Creo en ti, patria. Digo
lo que he visto: relámpagos
de rabia, amor en frío, y un cuchillo
chillando, haciéndose pedazos
de pan: aunque hoy hay sólo sombra, he visto
y he creído.


Blas de Otero.

En el nombre de España, paz

.
En el nombre de España, paz.
El hombre
está en peligro. España,
España, no te
aduermas.
Está en peligro, corre,
acude. Vuela
el ala de la noche
junto al ala del día.
Oye.
Cruje una vieja sombra,
vibra una luz joven.
Paz
para el día.
En el nombre
de España, paz.

Blas de Otero.

Nana del caballo grande




Nana, niño, nana
del caballo grande
que no quiso el agua.
El agua era negra
dentro de las ramas.
Cuando llega al puente
se detiene y canta.
¿Quién dirá, mi niño,
lo que tiene el agua
con su larga cola
por su verde sala?
Duérmete, clavel,
que el caballo no quiere beber.
Duérmete, rosal,
que el caballo se pone a llorar.

Federico García Lorca, Bodas de sangre.

Canción del esposo soldado



He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

Miguel Hernández.




Otros días vendrán

Otros días vendrán, será entendido
el silencio de plantas y planetas
y cuantas cosas puras pasarán
tendrán olor a luna los violines!

El pan será tal vez como tú eres:
tendrá tu voz tu condición de trigo,
y hablarán otras cosas con tu voz:
los caballos perdidos del otoño.

Aunque no sea como está dispuesto
el amor llenará grandes barricas
como la antigua miel de los pastores,

y tú en el polvo de mi corazón
(en donde habrán inmensos almacenes)
irás y volverás entre sandías.

Pablo Neruda, Cien sonetos de amor.




En medio de la tierra apartaré
las esmeraldas para divisarte
y tú estarás copiando las espigas
con una pluma de agua mensajera.

¡Qué mundo! ¡Qué profundo perejil!
¡Qué nave navegando en la dulzura!
¡Y tú tal vez y yo tal vez topacio!
Ya no habrá división en las campanas.

Ya no habrá sino todo el aire libre,
las manzanas llevadas por el viento,
el suculento libro en la enramada,

y allí donde respiran los claveles
fundaremos un traje que resista
la eternidad de un beso victorioso.


Pablo Neruda, Cien sonetos de amor.

Soneto XII

.
Plena mujer, manzana carnal, luna caliente,
espeso aroma de algas, lodo y luz machacados,
qué oscura claridad se abre entre tus columnas?
Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos?
Ay, amar es un viaje con agua y con estrellas,
con aire ahogado y bruscas tempestades de harina:
amar es un combate de relámpagos
y dos cuerpos por una sola miel derrotados.
Beso a beso recorro tu pequeño infinito,
tus márgenes, tus ríos, tus pueblos diminutos,
y el fuego genital transformado en delicia
corre por los delgados caminos de la sangre
hasta precipitarse como un clavel nocturno,
hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra.

Pablo Neruda

Un soneto me manda hacer Quevedo

.
Desayunos noticias opiniones
martes lluvias atascos buenos días
clases fichas cafés bibliografías
facturas doctorados macarrones

semanas conferencias comisiones
alumnas primaveras guerras trajes
adioses onomásticas viajes
cartas amigos libros vacaciones

y se me van los años y me meto
ya en los últimos versos del soneto
y me alejo de mí en veloz huida

y contemplando tanta nada junta
mi casi medio siglo se pregunta
dónde demonios estará la vida.

Miguel d'Ors.

Sensation



Par les soirs bleus d'été, j'irai dans les sentiers,
Picoté par les blés, fouler l'herbe menue :
Rêveur, j'en sentirai la fraîcheur à mes pieds.
Je laisserai le vent baigner ma tête nue.

Je ne parlerai pas, je ne penserai rien,
Mais l'amour infini me montera dans l'âme ;
Et j'irai loin, bien loin, comme un bohémien,
Par la Nature, heureux- comme avec une femme.

Arthur RIMBAUD



SENSACIÓN

Iré por los senderos, tardes de estío azules,
picoteado del trigo, por la hierba menuda:
soñador, sentiré su frescor a mis pies.
Y dejaré que el viento me bañe los cabellos.

Iré sin decir nada y sin pensar en nada,
pero amor infinito me subirá en el alma;
e iré lejos, muy lejos, feliz como un bohemio,
por la Naturaleza, cual con una mujer.

Versión de Javier Aguirre O.

Ausencia



Se va de ti mi cuerpo gota a gota.
Se va mi cara en un óleo sordo;
se van mis manos en azogue suelto;
se van mis pies en dos tiempos de polvo.

¡Se te va todo, se nos va todo!

Se va mi voz, que te hacía campana
cerrada a cuanto no somos nosotros.
Se van mis gestos que se devanaban,
en lanzaderas, debajo tus ojos.
Y se te va la mirada que entrega,
cuando te mira, el enebro y el olmo.

Me voy de ti con tus mismos alientos:
como humedad de tu cuerpo evaporo.
Me voy de ti con vigilia y con sueño,
y en tu recuerdo más fiel ya me borro.
Y en tu memoria me vuelvo como esos
que no nacieron ni en llanos ni en sotos.

Sangre sería y me fuese en las palmas
de tu labor, y en tu boca de mosto.
Tu entraña fuese, y sería quemada
en marchas tuyas que nunca más oigo,
¡y en tu pasión que retumba en la noche
como demencia de mares solos!

¡Se nos va todo, se nos va todo!

Gabriela Mistral

Beterretxeren Kantorea




Haltzak ez dü bihotzik,
Ez gaztanberak hezürrik.
Ez nian uste erraiten ziela

aitunen semek gezurrik.

Andozeko ibarra,
Ala zer ibar lüzia!
Hiruretan ebaki zaitan armarik gabe bihotza.

Bereterretxek oheti
Neskatuari eztiki:
«Abil, eta so egin ezan gizonik denez ageri».

Neskatuak ber'hala,
Ikusi zian bezala
Hiru dozena bazabiltzala borta batetik bestila.

(...)




El aliso no tiene corazón
Ni hueso el requesón.
Ni nunca hubiese creído
que un hidalgo pudiese mentir.

¡Qué valle tan extenso
el valle de Andoze!
Se me ha partido en tres, sin armas, el corazón.

Bereterretxe, desde el lecho,
se dirige quedamente a la doncella:
«Ve y mira si aparece algún hombre».

La doncella, diligente,
le cuenta lo que ha visto:
tres docenas van de una a otra puerta.

(...)
Poema vasco anónimo del Siglo XV. Textos completos:

  • Euskaraz -ireki beste leiho baten abestia entzuten jarraitzeko


  • Versión en castellano. Ábrela en otra ventana para seguir escuchando la canción.
  • Bihotza

    .
    Munduak gezurra diotsu, bihotza.
    Gezurra bere argi indarrez,
    negarretan miña iñork ez du aditzen,
    bihotza, ez du aditzen.

    Dadukazun miña ixilik negar zazu
    munduak haundituko du ta,
    iñork ere lagun etzaitu egingo,
    iñori ezer ez esan.

    Zoriak behin zutaz,
    parre egin nahi baleza,
    eragotz, eragotzi eiozu,
    barruko penak hil,
    ezpainetan parrea kanpora,
    ipini ezazu.

    Jainko gorde hoiek,
    etzaituztet gurtzen nik,
    zuek ere hilkorrak zerate,
    eta ezerezera, ziurki zoazte,
    ezer ez bai zerate.

    Xabier Lete, Federiko Krutwig.






    CORAZÓN

    El mundo te miente, corazón,
    y esa mentira tiene la fuerza de la luz.
    Nadie escucha, corazón,
    tu llanto y tu dolor, nadie escucha.

    Llora en silencio el dolor que padeces,
    de saberlo, el mundo te lo agrandará.
    Nadie te ayudará,
    no digas nada a nadie.

    Si alguna vez la felicidad
    quisiera reirse de ti, impídeselo,
    mata las penas que llevas dentro
    y pon una sonrisa en tus labios.

    No os adoro, dioses escondidos,
    vosotros también sois mortales,
    y seguro que vais hacia la nada,
    porque nada sois.

    viernes, 17 de julio de 2009

    Lagunaren Heriotza

    Lapurra sartu zaigu gaur etxean
    guztion ixilean...
    Oso trebea bide da
    lapur zital hori,
    ez baitu dirurik,
    harribitxirik
    edo holako ondasun hutsalik
    eraman.

    Gure altxor preziatuenera
    jo du zuzenean
    eta artoski gordetzen genuen
    adiskide-bilduma tipitik
    ale ordezkaezina ostu digu.

    Luigi Anselmi "Nola Elurretan Beleak" (Pamiela, 2008)




    LA MUERTE DE UN AMIGO

    Hoy ha entrado a escondidas un ladrón
    en nuestra casa…
    Y ha sido, ciertamente, astuto
    el maldito ladrón, pues no ha cogido dinero,
    ni joyas, ni otros objetos prescindibles
    de dudoso valor,
    sino que ha ido derecho
    hacia el más preciado de todos nuestros tesoros,
    y de la pequeña colección de amigos
    que guardábamos con tanto celo
    se ha llevado una pieza
    irremplazable…

    Oda a la tristeza



    Tristeza, escarabajo
    de siete patas rotas,
    huevo de telaraña,
    rata descalabrada,
    esqueleto de perra:
    Aquí no entras.
    No pasas.
    Ándate.
    Vuelve
    al Sur con tu paraguas,
    vuelve
    al Norte con tus dientes de culebra.
    Aquí vive un poeta.
    La tristeza no puede
    entrar por estas puertas.
    Por las ventanas
    entra el aire del mundo,
    las rojas rosas nuevas,
    las banderas bordadas
    del pueblo y sus victorias.
    No puedes.
    Aquí no entras.
    Sacude
    tus alas de murciélago,
    yo pisaré las plumas
    que caen de tu manto,
    yo barreré los trozos
    de tu cadáver hacia
    las cuatro puntas del viento,
    yo te torceré el cuello,
    te coseré los ojos,
    cortaré tu mortaja
    y enterraré tus huesos roedores
    bajo la primavera de un manzano

    Pablo Neruda.

    La casa vacía

    video


    Como se abraza un árbol a la vida
    cuando, engolfado, el vendaval arrecia,
    como el surco en barbecho permanece
    aguardando a la siembra sin un fruto,
    así tu sombra errante por la casa
    reclama de las horas adormidas
    el gozo del abrazo de los suyos.
    Desierto en ti, con ademán de espera,
    en un trasunto ciego de la sangre
    remueves los objetos por el cuarto
    para que tengan vida - dices. Es
    el oscuro rigor de la distancia,
    el dolor que se encastra en la paredes
    como el humo de un tiempo sin sentido.
    La tarde vela aún el robledal
    y la luz (sólo un rastro) que se asoma
    al teléfono sordo, lentamente,
    conduce a los postigos de la noche
    con su mudez tan negra. Y te desatas,
    desnudo, entre la huera turbamulta
    a tomar posesión de sus fantasmas.


    Felipe Fuentes García.

    Dos bicicletas



    Como dos bicicletas bien aparcadas,
    así dormimos juntos sobre la cama.

    Como siempre jugamos a adivinanzas
    engañamos al tiempo y le hacemos trampas.

    Hay un pueblo perdido bajo las aguas,
    aún se oye el tañido de su campana.

    Huele a romero, hierbabuena y albahaca,
    tu alma tiene la edad de lo que amas.

    Dos bicicletas enamoradas
    tocan el timbre de madrugada.

    Como aquellos dos niños que se besaban,
    el volcán despertó y los cubrió de lava.

    Luciérnagas que tiemblan bajo la escarcha,
    yo soy tú, tú eres yo, sobran las palabras.

    Dos bicicletas enamoradas
    tocan el timbre de madrugada.

    Duerme, princesa, mira que pasa
    la luna en llamas por la terraza.

    Dos bicicletas enamoradas
    tocan el timbre de madrugada.


    Ángel Petisme.

    Transformación



    La vida del árbol

    invadió mi vida
    comencé a sentirme árbol
    y entendí su tristeza.
    Empecé a llorar por mis hojas,
    mis raíces,
    mientras un ave
    se dormía en mis ramas
    esperando que el viento
    dispersara sus alas.
    Yo me sentía árbol
    porque el árbol era mi vida.

    Leonel Lienlaf.


    http://www.pentagramapoetico.cl/leonellienlaf.html

    jueves, 16 de julio de 2009

    Mackie Messer



    Und der Haifisch, der hat Zähne
    Und die trägt er im Gesicht
    Und MacHeath, der hat ein Messer
    Doch das Messer sieht man nicht

    An 'nem schönen blauen Sonntag
    Liegt ein toter Mann am Strand
    Und ein Mensch geht um die Ecke,
    Den man Mackie Messer nennt

    Und Schmul Meier bleibt verschwunden
    Und so mancher reiche Mann
    Und sein Geld hat Mackie Messer
    Dem man nichts beweisen kann

    Jenny Towler ward gefunden
    Mit 'nem Messer in der Brust
    Und am Kai geht Mackie Messer,
    Der von allem nichts gewußt

    Und die minderjährige Witwe
    Deren Namen jeder weiß
    Wachte auf und war geschändet
    Mackie welches war dein Preis?

    Refrain

    Und die einen sind im Dunkeln
    Und die anderen sind im Licht
    Doch man sieht nur die im Lichte
    Die im Dunklen sieht man nicht

    Doch man sieht nur die im Lichte
    Die im Dunklen sieht man nicht

    Bertold Brecht.






    Canta el propio Brecht!


    Subtitulado en castellano.

    MACKIE MESSER

    Si el diablo tiene cuernos
    la serpiente cascabel,
    Mackie tiene una navaja
    pero nadie la puede ver.

    Jamás deja rastro en un crimen
    es astuto como el chacal,
    con sus guantes Mackie el Navaja
    borra huellas, sus huellas de rufián.

    Un domingo descubrieron
    un cadáver tirado en un portal,
    nadie dijo que vió una sombra
    doblar la esquina sin mirar atrás.

    Pero en los barrios que dan al río se bebió
    con el dinero que rodó en un zaguán,
    y suena una canción que habla de Mackie,
    "el rey de los bandidos ha vuelto a la ciudad"

    Se encontró a Jenny Towler con un cuchillo
    en el corazón y sin nada de cash,
    Mackie ahora vive como los ricos
    y la ley la dicta su puñal.

    En el soho tiene su reino
    y los poderosos corren a pagar,
    les da protección Mackie el Navaja
    que es el amo de la ciudad.

    Como cuenta la historia que ahora termina,
    el crimen nunca gana, como se verá,
    pero admito que tengo miedo
    Mackie ha vuelto a la ciudad.

    Versión libre. Abajo, interpretada por Miguel Ríos.








    He wishes for the Cloths of Heaven







    Had I the heavens' embroidered cloths,
    Enwrought with golden and silver light,
    The blue and the dim and the dark cloths
    Of night and light and the half-light,
    I would spread the cloths under your feet:
    But I, being poor, have only my dreams;
    I have spread my dreams under your feet;
    Tread softly because you tread on my dreams

    William Butler Yeats.




    Él desea las telas del Cielo

    Si tuviese yo las telas bordadas del cielo,
    Recamadas con luz dorada y plateada,
    Las telas azules y las tenues y las oscuras
    De la noche y la luz y la media luz,
    Extendería las telas bajo tus pies:
    Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños;
    He extendido mis sueños bajo tus pies;
    Pisa suavemente, pues pisas mis sueños.


    Recitado en castellano.

    El tordo



    Al que me mire frente a frente
    lo mataré con dos cuchillos,
    con dos relámpagos de furia,
    con dos helados ojos negros.

    Yo no nací para cautivo.

    Tengo un ejército salvaje
    y una milicia militante,
    un batallón de balas negras,
    no hay sementera que resista.

    Vuelo, devoro, chillo y paso.
    Yo no nací para cautivo.

    Cargo y remonto con mil alas,
    nada puede parar el brío,
    el orden negro de mis plumas.
    Tengo alma de palo quemado.

    Yo no nací para cautivo.
    Vuelo, devoro, chillo y paso.

    Plumaje puro de carbón,
    alma y traje tengo negros,
    por eso bailo en el aire blanco.
    Plumaje puro de carbón.

    Pablo Neruda

    Sonnet 29








    When, in disgrace with fortune and men's eyes,
    I all alone beweep my outcast state
    And trouble deaf heaven with my bootless cries
    And look upon myself and curse my fate,
    Wishing me like to one more rich in hope,
    Featured like him, like him with friends possess'd,
    Desiring this man's art and that man's scope,
    With what I most enjoy contented least;

    Yet in these thoughts myself almost despising,
    Haply I think on thee, and then my state,
    Like to the lark at break of day arising
    From sullen earth, sings hymns at heaven's gate;

    For thy sweet love remember'd such wealth brings
    That then I scorn to change my state with kings.

    William Shakespeare.



    SONETO 29

    A veces en desgracia, ante el oro y los hombres,
    lloro mi soledad y mi triste abandono
    y turbo el sordo cielo, con mi estéril lamento
    y viéndome a mí mismo, maldigo mi destino.

    Envidio al semejante más rico de esperanzas
    y sus bellas facciones y sus buenos amigos.
    Envidio a este el talento y al otro su poder
    y con lo que más gozo, no me siento contento.


    Ante estos pensamientos yo mismo me desprecio.
    Felizmente te evoco y entonces mi Natura,
    como la alondra al alba, cantando toma altura,
    para entonar sus himnos a las puertas del Cielo.


    Me da sólo evocarte, dulce amor, tal riqueza,
    que entonces, ya no cambio, mi estado por un reino.


    Audiolibro: Sonetos de Shakespeare (subtitulado español).

    lunes, 13 de julio de 2009

    Guitarra del mesón



    Guitarra del Mesón que hoy suenas jota,
    mañana petenera,
    según quién llega y tañe,
    las empolvadas cuerdas.

    Guitarra del Mesón de los caminos
    no fuiste nunca ni serás poeta.

    Tú eres alma que dice su armonía
    solitaria a las almas pasajeras...
    y siempre que te escucha el caminante
    sueña escuchar un aire de su tierra.

    Antonio Machado.